por Dante Petruccelli*1

 

Nació en la República Argentina el 20 de agosto de 1923. Hijo de Adrián Fernández, nacido en Adrián deCobres, Pontevedra, Galicia-España, y de Ana González, uruguaya.
A los 3 años, la familia se trasladó a Montevideo. Fue el mayor de tres hermanos. Fue a la escuela pública y realizó educación secundaria en el liceo Miranda.

El 10 de diciembre de 1954 contrajo nupcias, en Montevideo, con Laura Estela Poncet Azcue, uruguaya, de profesión maestra. El matrimonio tuvo tres hijos: Adrián (1956), Marcelo (1958) y Mariana (1961), que estudiaron, logrando títulos universitarios: Economista, Médico Veterinario y Médica Psiquiatra respectivamente. La familia vivió muchos años en la calle Cooper, entre Av. Italia y J.M. Pérez.

 

Actividades Profesional, Docente y Científica

El Prof. A. Fernández culminó sus estudios en nuestra Facultad de Medicina en el año 1953, obteniendo el título de médico el 6 de abril de ese año; por su elevada escolaridad, fue exonerado del pago de derechos de título; por esa misma causa obtuvo la Beca Artigas de la Universidad y luego la Beca Anual, de la Facultad (año 53), esta última como premio a la producción científica.

Trabajó en la asistencia médica muchos años, pero su actividad más destacada fue en la docencia en la Facultad de Medicina, donde por un largo período tuvo Dedicación Total. También hizo docencia en la Escuela de Enfermería y en la Escuela de Colaboradores del Médico (hoy de Tecnología Médica).

Área Profesional

En lo asistencial, se desempeñó en el Ministerio de Salud Pública (MSP) como Practicante Interno y como Médico de Asistencia Externa; en el área mutual, centró su trabajo en IMPASA, institución en la que fue “médico colaborador” desde su fundación
(1957), actuando como médico general, de urgencia, radio y policlínica.

Cesó en estas funciones al ingresar como Profesor Adjunto (actual Agregado G4) de Fisiopatología, con Dedicación Total, en el año 1964. Solicitó su jubilación en este cargo docente, en el año 1977 y estudió el postgrado de Geriatría y, obtenido el título, reingresó a IMPASA como geriatra, actividad que desempeñó hasta su jubilación del área mutual y de la Caja Profesional, en el año 1986.

Área Docente

En materias básicas.- Ingresó a la actividad docente siendo estudiante, obteniendo por concurso de oposición, un cargo de Ayudante de Clase en el Departamento de Fisiología (1946-1950); poco después, se vinculó al Instituto de Patología y Fisiopatología, como ayudante de investigación interino (1947) y luego titular por
méritos y oposición (1950-1954), siendo después, en esa repartición,
Jefe de Trabajos Prácticos (1955-1959 y 1959-1963); en 1962 es nombrado Prof. Adjunto (hoy Agregado) G4-titular; en ese cargo accede a la Dedicación Total en 1964, hasta que solicitó su jubilación en 1977, ya como G5 titular desde 19732, completando así un extenso período de trabajo (30 años) en esa repartición docente (1947-1977) donde ocupó por concurso, todos los cargos del escalafón.

Reinstalado el gobierno democrático en nuestro país, las autoridades de la Facultad de Medicina lo restituyeron en el cargo de Prof. Director Titular (G5) del Departamento de Fisiopatología hasta el 20 de agosto de 1988, fecha en la cual cumpliría 65 años, pero el Prof. Fernández renunció el 7 de noviembre de 1986, para jubilarse en todas sus actividades, profesionales y docentes.

En Clínica Médica.- Actuó en la Clínica Médica A, dirigida por el Prof. Dr. Julio C. García Otero y luego por el Prof. Dr. Manlio Ferrari. Ocupó allí los siguientes cargos:
Médico Auxiliar – 1953
Médico Adjunto- G2 (actual Asistente) – 1954-1957 por méritos y oposición
Médico Asistente- G3 (actual Prof. Adj.) – 1957-1961 y 1961-1964, por méritos

En Nefrología.- En uso de las becas Artigas y Anual, el Prof. Fernández concurrió, en 1955-56, al Servicio de Nefrología del Hospital Necker de París, que dirigía una de las máximas autoridades mundiales en esta especialidad, que recién nacía en todo el mundo: el Prof. Jean Hamburger. Allí aprendió las técnicas de diálisis peritoneal y hemodiálisis extracorpórea (con “riñón artificial”), iniciadas en Europa y EE.UU. en los años 40 y 50; estos tratamientos comenzaban un rápido desarrollo y utilización en todo el mundo, en esos años solo para el tratamiento de la insuficiencia renal aguda (IRA).

A pocas semanas de su regreso a Uruguay, en abril de 1957, el Prof. Fernández, con laayuda del Dr. Escipión Oliveira (recién graduado), realizó la primera diálisis peritoneal terapéutica (DP con dos catéteres, de entrada y de salida, pasaje continuo de líquido hipertónico con glucosa). El paciente N.Q., un hombre joven (en los 20 años), padecía un síndrome nefrósico irreductible con los tratamientos de esa época, sin insuficiencia renal; tuvo una excelente respuesta terapéutica.

En la primavera de ese año 57, con un aparato para hemodiálisis adquirido por la Facultad de Medicina para el área del Instituto de Patología, comenzó a ensayar el procedimiento en perros, utilizando un área del piso 16 del Hospital de Clínicas. Dicho aparato fue adquirido bajo la orientación del Prof. Héctor Franchi Padé (Clínica Médica) y con la colaboración de las cátedras de Patología General y Fisiopatología
(Prof. José P. Migliaro) y de Farmacología y Terapéutica (Prof. José Estable). Según nuestros recuerdos, el aparato fue comprado con rubros de la cátedra de Patología3. Otros detalles se leen en las líneas de “Introducción” a la Monografía sobre “Tratamiento de la IRA”, escritas por el Prof. Fernández, que se transcriben más abajo.

En enero de 1958, realizó la primera hemodiálisis terapéutica, en una paciente de 21 años, ingresada al Hospital de Clínicas en anuria, en el marco de una sepsis post aborto; luego de tres hemodiálisis, la paciente se recuperó. En esta actividad invitó a colaborar desde el inicio, a los Dres. Walter Espasandín y Dante Petruccelli y este equipo se mantuvo por varios años. En los primeros 60’ también colaboraron los
Dres. Isaac Liberman, Isidoro Sadi, Hernán Artucio, Nelson Mazzuchi y Laura Rodríguez Juanicó. Entre las EU. que colaboraron, siendo piezas fundamentales del equipo, destaco a las que se mencionan en la referida “Introducción”: M. Muñiz, R. Altolaguirre, G.Ripoll, A. Rodríguez y M. Astoviza4, siendo esta última, un miembro conspicuo del equipo mientras lo dirigió el Prof. Fernández. Luego, ingresaron las EU. Juana Bequio y Laura Hernández, que tuvieron una larga y fecunda labor, por varios años, en el trabajo en diálisis y en los primeros trasplantes de riñón, realizados por el Prof. U. Larre Borges y colaboradores, también en el Hospital de Clínicas (1969) y en los primeros intentos de hemodiálisis en pacientes con insuficiencia renal crónica (IRC)- 1966- (Petruccelli, Campalans, Llopart, Corio y Lombardi) y también en diálisis
peritoneal5.

Es importante destacar que el Prof. A. Fernández y todos los médicos que colaboramos, trabajamos honorariamente desde 1957 a 1963; este último año se crearon 2 cargos rentados (“profesionales médicos”), a nivel de G2, interinos, que se fueron renovando hasta que, en 1975, se iniciaron cambios que culminaron con la creación del Centro de Nefrología en el Hospital de Clínicas. Como ya señalamos, el Prof. Fernández renunció en 1964, para ocupar un cargo G4 en Fisiopatología, en régimen de Dedicación Total. No volvió a ocupar cargos en Nefrología, pero siguió de cerca la evolución (fundación y desarrollo) de la especialidad, siendo Socio Fundador de la Sociedad Uruguaya de Nefrología (SUN) el 23 de diciembre de 1982 y Miembro de Honor de la misma, por decisión de la 1ª. Asamblea General Extraordinaria del 15
de mayo de 1984. Fue nombrado Nefrólogo por Competencia Notoria
en 1981.

La experiencia nacional con estos tratamientos en estos primeros años (1957-1964), fueron publicados por el Dr. Adrián Fernández en su Tesis sobre Diálisis Peritoneal durante su carrera de adscripción, para su título de Prof. Agregado G4 de Fisiopatología y en la monografía ya citada, “Tratamiento de la Insuficiencia Renal Aguda. El Riñón Artificial”, 1962, Montevideo.

A continuación transcribimos parte de la “Introducción” del libro.

“El objetivo de esta publicación es la divulgación en nuestro medio del tratamiento de la Insuficiencia Renal Aguda y las posibilidades que en él caben al hemodializador conocido como Riñón Artificial.

La frecuencia con que la Insuficiencia Renal Aguda se presenta en la práctica médica, quirúrgica, urológica, obstétrica, etc., frecuencia que ha aumentado en los últimos tiempos, tal vez por mejor conocimiento y diagnóstico del síndrome, creemos que justifica este trabajo teniendo en cuenta, además, la potencial recuperación integral de estos pacientes.

Esta publicación refleja fundamentalmente la experiencia acumulada en nuestro medio en el tratamiento de más de cien insuficiencias renales agudas, aplicando los conocimientos adquiridos en centros extranjeros, con el ejercicio de las Becas “Artigas” de la Universidad y “Anual” de la Facultad de Medicina.

El nuevo enfoque de estudio y tratamiento de la Insuficiencia Renal Aguda que reflejan estas páginas es el resultado de la preocupación y dedicación del Prof. Dr. Héctor Franchi Padé, Director de la Clínica Médica “B”, en estos problemas, a los que nos orientó y acompañó en todo momento.

La mayoría de los pacientes han sido asistidos en el Hospital de Clínicas “Dr. Manuel Quintela” de la Universidad de Montevideo, sobre todo en la Clínica Médica “A”, a cargo del Prof. Dr. Julio C. García Otero, quién nos dio todas las facilidades que estuvieron a su alcance, para el equipamiento necesario en el tratamiento integral de estos enfermos.

Agradecemos también las oportunidades brindadas para nuestra experiencia, a nuestro amigo el Prof. Dr. Manlio Ferrari, Director de la Clínica Médica “C”, al Prof. Dr. Pablo Purriel, Director de la Clínica Semiológica, al Prof. Dr. Fernando Herrera Ramos, Director de la Clínica Médica “A”, y al Prof. Dr. Frank Hughes, Director de la Clínica
Urológica.

Casi todas las aplicaciones de Riñón Artificial fueron realizadas en el Hospital de Clínicas donde el Instituto de Patología tiene instalada la Unidad de Riñón Artificial, que dirige la Comisión integrada por los Profs. Dres. Héctor Franchi Padé, José Estable y José P. Migliaro. Con los Dres. Walter Espasandín y Dante Petruccelli, hemos formado el equipo honorario, que tuvo a su cargo casi todas las aplicaciones de Riñón Artificial, integrándolo también los Dres. Isidoro Sadi e Isaac Liberman.

Dejamos constancia de la amplia colaboración de todos los Departamentos del Hospital de Clínicas que ha permitido la instalación y continuidad de la actividad del Riñón Artificial, especialmente del Laboratorio Central donde se practicaron las determinaciones bioquímicas que figuran en el trabajo y del Departamento de Enfermería en el que destacamos la eficiente dedicación de las Enfermeras Jefes:
Milka Muñiz, Ruth Altolaguirre, Geraldine Ripoll, Mabel Astoviza y
Altamira Rodríguez.”

Adrián Fernández
Montevideo, diciembre de 1961.

El Dr. Adrián Fernández fue además pionero en trabajos sobre trasplantes renales en el área experimental, que expuso en su Tesis “El riñón autotrasplantado y denervado en el perro” (1956), publicando luego otros resultados en Anales de la Facultad de Medicina – Montevideo- “El riñón autotrasplantado y denervado en el perro. Modificaciones del flujo urinario por la hipotensión arterial” (43 (1-2):47-56, 1958).

Otras actividades docentes.- Actuó en la Escuela de Enfermería, en la Escuela de Colaboradores del Médico (hoy de Tecnología Médica), Coordinador en Estructuras y Funciones Alteradas del plan 68, en numerosos tribunales, comisiones, etc. Realizó docencia en Montevideo y en el Interior, sobre tratamientos dialíticos.

Con motivo de esta destacada trayectoria, el Consejo de la Facultad de Medicina lo nombró Profesor Emérito el 22 de diciembre de 1993. En la Fundación Manuel Pérez de la Facultad de Medicina, gracias a una donación particular recibida para el apoyo al Programa de Investigación Biomédica, existe, desde el año 2002, un “Fondo Adrián
Fernández”, que se utiliza para financiar pasantías de investigación en
el extranjero, a través de un sistema de Becas.

Nuestros comentarios finales

Aparte de su muy correcta labor asistencial a nivel privado y del MSP, la destacada actividad docente y su vocación para esta tarea, distinguen al Prof. Fernández. Iniciada ya como estudiante en Fisiología, completa 30 años de trabajo en Fisiopatología
(47-77), donde ocupa todos los cargos del escalafón, por concurso, culminando como Profesor-Director G5 (72-77), trabajando en régimen de Dedicación Total desde 1964.

Lo antedicho es suficiente para ubicar al Prof. Adrián Fernández entre los más destacados médicos y docentes que ha tenido el país.

Pero lo que hace a este hombre una figura singular en la medicina uruguaya, es su gran aporte en la introducción al país de los tratamientos dialíticos (diálisis peritoneal y hemodiálisis) de las nefropatías, en especial de la insuficiencia renal, aguda y crónica.

La “Introducción” de su monografía, describe acertadamente la época y la forma como se gestó ese proceso en la Facultad de Medicina; la decisiva intervención del Prof. H. Franchi Padé, con una exacta visión de la trascendencia del asunto y de la necesidad de comenzar a trabajar en esa área, y el apoyo de los Prof. J. Estable y J.P.Migliaro.

La trascendencia del trabajo del Prof. Fernández, se mide al comprender que abrió el camino para el amplio desarrollo y utilización de esos procedimientos en el tratamiento de la IRA (hoy prácticamente integrada a las Unidades de Cuidados Intensivos) y de la IRC, desarrollado este último, en el marco del Fondo Nacional de Recursos-Institutos de Medicina Altamente Especializada (Centros de Diálisis Crónica).

Entre 1958 y 1961 el Prof. Fernández pudo reunir 22 casos de IRA tratados con más de 40 hemodiálisis y publicó su monografía en 1962. En el 2006, según datos de la Sociedad Uruguaya de Nefrología, se realizaban más de 26.000 hemodiálisis crónicas mensuales, hallándose en tratamiento más de 2.200 pacientes6.

Este impresionante desarrollo debe verse, obviamente, primero desde el punto de vista de los beneficios asistenciales, pero también en lo que significa como área laboral (médicos nefrólogos, enfermeras especializadas y demás) y su natural connotación económica. Además, como base para posibilitar el desarrollo de los restantes aspectos de la Nefrología, que no son redituables.

Este es el resultado del generoso aporte que el Dr. Adrián Fernández hizo al país, trabajando honorariamente en un período de varios años. Justo es decirlo, este legado ha sido muy bien utilizado por sus sucesores, y el prestigio actual de la Nefrología uruguaya, es el mejor homenaje al Maestro.

Todo el trabajo del Dr. Adrián Fernández se hizo en un marco de generosidad, respeto y ética intachables. Hemos consultado a varios médicos y Enfermeras Universitarias que colaboraron con él y todos expresan lo mismo:

EU. Mabel Astoviza: “fui afortunada al ser elegida para integrar el equipo que comenzaría a trabajar en una nueva técnica: la diálisis (peritoneal y extracorpórea). El Dr. Adrián Fernández tenía características especiales para el trabajo en equipo, su estímulo nos daba confianza. Valoro enormemente al pionero Dr. Fernández, a quien recuerdo con agradecimiento; sus enseñanzas me sirvieron mucho a lo largo de mi
carrera.”

EU. Juana Bequio y Laura Hernández: “destacamos el ánimo optimista y cordial del Dr. Fernández.”

Prof. Dr. Nelson Mazzuchi: “destaco la apertura y calidez al recibir a las personas que nos acercamos a trabajar con él, su dedicación a la tarea, su buen humor, a pesar de los inconvenientes y dificultades que tenía que enfrentar (las diálisis al no ser rentadas, se realizaban de noche).”

Prof. Dr. Isaac Liberman: “Adrián contribuyó de manera importante a la difusión de la hemodiálisis extracorpórea.”

El Dr. Adrián Fernández, falleció en Montevideo, a los 73 años, el 28 de octubre de 1996.

Con motivo de su muerte, en el Consejo de la Facultad de Medicina, hubo expresiones de pesar y de elogio a su trayectoria (Acta Nº 175 del 30 de octubre de 1996), que merecen ser transcriptas:

“SEÑOR DECANO (Dr. Eduardo Touyá).- Queremos dar cuenta al Consejo del fallecimiento del Prof. Em. Dr. Adrián Fernández, sucedido el día lunes. Nos enteramos recién el martes por la mañana, por medio de la prensa. Teníamos que asistir al Taller sobre prevención de drogas, pero llegamos a tiempo para saludar a la hija, que es docente de la Clínica Psiquiátrica, con quien justamente habíamos estado con
motivo de la visita que hiciéramos al Hospital Musto. Nos presentó a los hermanos. El sepelio fue ayer a la hora 14.” (detalla luego la carrera docente del Dr. Adrián Fernández)

“En el año 1993, el Consejo reconoció la larga trayectoria del Dr. Adrián Fernández confiriéndole el título de Profesor Emérito.”

“Tuvimos oportunidad de conocerlo, como estudiante, a nivel del Departamento de Fisiopatología y también en su cargo clínico, en la Clínica del Prof. García Otero.”

“El Prof. Adrián Fernández falleció a los setenta y tres años. Cuando aún esperábamos mucho de él, lamentablemente, parte, pero nos deja una trayectoria de trabajo docente y un verdadero ejemplo a tener en cuenta en esta Casa de Estudios.”

“SEÑOR PUPPO TOURIZ.- Nosotros conocíamos también, desde hace mucho tiempo, al Dr. Adrián Fernández y compartimos lo expresado por el señor Decano y el Consejero Roca.”

“Fuimos alumnos suyos y ahí pudimos apreciar su excelencia científica, junto con una capacidad docente muy importante. Se caracterizó, asimismo, por una amabilidad y cordialidad que aquilatamos plenamente, y que nos permitió entablar una amistad que excedía, inclusive, a la misma Facultad de Medicina.”

“Adherimos, entonces, a todo lo que se ha expresado aquí, en especial por la relación que teníamos con él como alumno, y posteriormente también por la amistad que nos unía, así como también con su hija, que es una brillante docente. Ella sigue los pasos de su padre, en este caso en la Clínica Psiquiátrica, y le hicimos llegar nuestras condolencias (participaba de un ateneo con nosotros y se enteró en ese momento
del fallecimiento del padre, que ocurrió repentinamente).”

“Queremos adherir a lo que, con seguridad, el señor Decano va a
proponer como homenaje del Consejo.”

“SEÑOR PETRUCCELLI.- Al llegar a esta casa recibimos esta noticia que nos afectó mucho, porque nos unía una gran amistad con el Dr. Adrián Fernández, con quien trabajamos juntos muchos años.”

“Junto con el Dr. Escipión Oliveira, que se fue hace muchísimos años a la República Dominicana, fueron los docentes que pusieron en marcha las técnicas de diálisis peritoneal. Eso marcó un hito, un avance con respecto a toda la trayectoria que venía realizando el Dr. Franchi Padé, el que respaldó y avaló a estos jóvenes docentes en este emprendimiento.”

“Posteriormente, con el Dr. Espasandín y conmigo, inició la hemodiálisis extracorpórea. Todos los nefrólogos nos consideramos sus discípulos. Luego, asumió el “full-time” en su cargo en Fisiopatología (1964).”

“Realmente, era un gusto trabajar con el Dr. Adrián Fernández y de algún modo, reitero, podemos considerarnos todos sus discípulos.”

“También quiero señalar a los estudiantes que en las etapas más difíciles que vivió la Universidad y la Facultad en su momento, siempre lo vi en una actitud intachablemente universitaria, aunque ello a veces le significara algunos choques y dificultades.”

“Creo que estos aspectos deben ser destacados en estos momentos en que sufrimos esta gran pérdida, y adhiero a todo lo que se ha expresado en Sala.”

“SEÑOR DECANO.- Quiero comunicar al Consejo que participamos por la prensa del sentimiento de pesar de esta Casa.”

“Se va a votar si se remite a sus familiares la versión taquigráfica de las expresiones formuladas en Sala.”

“(Se vota)”

“- Diez en diez: AFIRMATIVA.- Unanimidad.

“RESOLUCIÓN: Expresar el profundo pesar del Consejo por el fallecimiento del Profesor Emérito Dr. Adrián Fernández y remitir a sus familiares la versión taquigráfica de las expresiones vertidas en Sala.”

En estos años de incertidumbres y dudas sobre valores que hace tres décadas eran indiscutibles, es bueno recordar el perfil de una figura ejemplar como la del Dr. Fernández: la firmeza de su amistad, su cordialidad, su laboriosidad, su responsabilidad en el trabajo, su capacidad para integrar y conducir el grupo y su actitud de servicio; todas características señaladas por quienes colaboraron con él. Defendió siempre los principios universitarios, aún en las épocas oscuras. Logró una buena situación económica, pero este no fue el eje de su vida; un trabajo que lo
satisfacía en su vocación docente y una familia que lo apoyó y estimuló, le permitieron vivir plenamente durante muchos años; el prematuro fallecimiento de su esposa Laura, lo afectó de modo profundo y permanente, aunque no lo traducía en los encuentros que mantuvimos en esos años.

Todos los que trabajamos con él, incorporamos esos valores y, los que seguimos el camino nefrológico, los tenemos siempre presentes.

Afortunadamente pudo ver los grandes logros de la Nefrología en nuestro país, los beneficios para los pacientes y la apertura de excelentes fuentes de trabajo médico, de enfermería y otras áreas complementarias.

 

____________________________________________________________

1 Basado en texto presentado en el Dpto. de Historia de la Medicina- Prof. Dr.
Fernando Mañé Garzón- Facultad de Medicina-Montevideo junio 2004 por Dante
Petruccelli Romero. Posteriormente, ampliado y publicado en: “Médicos uruguayos
ejemplares” Tomo III- F. Mañé Garzón y A.L.Turnes- 2006- p.586-591. Corregido
para esta publicación – marzo 2008.

2 En años previos subrogó frecuentemente al entonces G5, Prof. Roberto Caldeyro
Barcia, en dicho cargo.

3 Era un aparato con cilindro rotatorio (“rotating drum”) tipo Kolff-Merrill .

4 La E.U. Mabel Astoviza publicó en el “Boletín de Enfermería” (set./1958) junto
con el Prof. Adrián Fernández, “Técnica de la Diálisis Peritoneal” y “Conducta de
la Enfermera en la Diálisis Peritoneal”

5 a) Hemodiálisis Crónica Intermitente en la Insuficiencia Renal Crónica. Petruccelli,
D., Campalans, LA., Lombardi, R., Llopart, T. y Corio, E.- El Día Médico Uruguayo año XXXVI- abril 1970 b) Urología Práctica- Hughes y Schenone- Intermédica- 1971. c) Diálisis Peritoneal- El Día Médico Uruguayo- Año XL-Nº477 oct-dic.1973 – Lombardi R. Mazzuchi N., Llopart T, Rodríguez l:, Corio E., Varela A., Campalans L. Petruccelli D.

6 Al 31.12.2008 el FNR tenía registrados 2992 pacientes, HDC 2720 (90,9%),
DPCA 272 (9,1 %). El Dr Sergio Orihuela nos informa que se han realizado más
de 1300 TR.

  • Extraido de «Recuerdos de los comienzos de la Nefrologìa en Uruguay por gentileza del autor.